Todos estamos deseando, tras una jornada larga y dura de trabajo, que llegue la calma cuando regresamos a casa.

¿Cómo podemos conseguir esta paz? Pues de muchas maneras: haciendo lo que más nos gusta, ya sea mediante hobbies, deporte, disfrutar con los amigos… y si a cada una de estas actividades le añadimos un baño o ducha relajante al final, mejor que mejor.

No hay nada que pueda gustar más: disfrutar de un baño y sentir el agua mezclada con ingredientes naturales llenos de aromas que se impregnan en nuestra piel y nos invitan a entrar en un estado de relax y bienestar.

Estoy muy enamorada de muchos productos de Lush. En cuanto termino alguno de los que uso en mi vida diaria, voy corriendo a reponerlo. Aunque es un poco peligroso, ya que es imposible no llevarse productos de más a pesar de que solo iba a reponer uno…

De cara a las navidades han sacado ediciones navideñas llenas de brillos y de dulces olores. Os animo a que os deis una vuelta por sus tiendas. Además, sus trabajadores son la mar de simpáticos y te colman de atenciones y muestras para que no te pierdas sus últimos lanzamientos.

Recomiendo la de Fuencarral, que es a la que suelo ir, pero os dejo un enlace para que encontréis la más cercana. Tiendas Lush (pinchad aquí).

lush-bombas

¿Y por qué bombas de baño versus jabones? Porque si tenéis bañera podréis disfrutar de su amplia variedad de bombas y, si no tenéis, tendréis una excusa para disfrutar de un fin de semana romántico en un hotel con bañera. Por el contrario, sus jabones son cada cuál más adictivo y, al igual que las bombas, son para terminar el día relajada o si necesitas un momento de energía, también los hay.

lush-jabones

 

Ya os he comentado que sus productos me vuelven loca. Así que os voy a hablar de mis últimas adquisiciones para mis baño-ducha relax:

Bombas de baño

Lush mis bombas2

De izquierda a derecha:

Dragon´s Egg: con aceite de limón que es revitalizante y refrescante, absoluto de jazmín –para dar un toque cautivador y floral– y caramelo carbonatado para un aroma dulzón. Deja un aroma cítrico dulce y colorea el agua en un tono dorado y blanco, dejando a su paso purpurina. Su precio es 5,25€.

Luxury Lush Pud: bomba de edición navideña con aceite de lavanda que equilibra y calma, absoluto de tonka –que le aporta un aroma dulce– y aceite de Ylang Ylang para un toque floral e intenso. Tiñe el agua de alegres colores rosas, verdes, amarillos y azules. Su precio es 5,95€.

Golden Wonder: otra bomba de edición navideña con aceite de lima que actúa como protector y revitalizante, aceite de naranja dulce para refrescar y aceite de coñac. Tiñe el agua de azul y amarillo y suelta purpurina. Su precio es 5,95€.

Jabones de baño

lush-mis-jabones

De izquierda a derecha:

Outback Mate: jabón corporal que aleja la tristeza. Mezcla de aceites de eucalipto, hierbalimón y pipermint. Un jabón que estimula por sus efectos revitalizantes, vigorizantes y refrescantes. Su precio es de 5,25€.

Reindeer Rock: con infusión de arándanos rojos que actúa como antioxidante, aceite de coco virgen extra que suaviza e hidrata, absoluto de jazmín, aceite de Nerolí para un toque floral y aceite de rosa que equilibra y repara. Su precio es 6,95€.

Parsley Porridge: jabón antibacteriano con perejil fresco que refresca y calma, infusión de árbol del té, gel de Aloe Vera, aceite de sándalo y avena molida fina como antiinflamatoria. Su precio es 6,95€.

Los jabones te los cortan en porciones, por lo que su precio variará en proporción al trozo que te lleves.

Podría seguir hablando y hablando de los productos que más me gustan de Lush, de sus ingredientes naturales, sus cajitas metálicas para guardar los jabones, sus formas de reciclaje y que no testan con animales. Pero si vais a sus tiendas os informarán de todo ello.

 

¡Muchas gracias por leer este natural post!